Transmitancia termica piedra natural

Conductividad térmica del argón

En la transferencia de calor, la conductividad térmica de una sustancia, k, es una propiedad intensiva que indica su capacidad para conducir el calor. Para la mayoría de los materiales, la cantidad de calor conducido varía (normalmente de forma no lineal) con la temperatura[1].

Las mezclas pueden tener conductividades térmicas variables debido a su composición. Obsérvese que para los gases en condiciones habituales, la transferencia de calor por advección (causada por convección o turbulencia, por ejemplo) es el mecanismo dominante en comparación con la conducción.

Esta tabla muestra la conductividad térmica en unidades SI de vatios por metro-kelvin (W-m-1-K-1). Algunas mediciones utilizan la unidad imperial BTUs por pie por hora por grado Fahrenheit (1 BTU h-1 ft-1 F-1 = 1,728 W-m-1-K-1)[2].

Las conductividades térmicas se han medido con métodos de flujo de calor longitudinal, en los que la disposición experimental está diseñada de tal manera que el flujo de calor se produce sólo en la dirección axial, las temperaturas son constantes y se evita o minimiza la pérdida de calor radial. En aras de la simplicidad, las conductividades halladas por este método en todas sus variantes se denominan conductividades L, las halladas por mediciones radiales de este tipo se denominan conductividades R, y las halladas por flujo de calor periódico o transitorio se denominan conductividades P. Numerosas variaciones de todos los métodos anteriores y otros varios han sido discutidos por algunos G. K. White, M. J. Laubits, D. R. Flynn, B. O. Peirce y R. W. Wilson y varios otros teóricos que se anotan en una serie internacional de datos de la Universidad de Purdue, volumen I páginas 14a-38a.[7].

Conductividad térmica de los muros de piedra

El calor siempre fluye de las zonas más calientes a las más frías. La transferencia de energía térmica a través de un material sólido se conoce como conducción. Hay ciertas aplicaciones en las que esta transferencia de calor, o conductividad térmica, de una piedra natural se convierte en un factor importante a la hora de seleccionar el mejor material y diseño. Un marco de piedra en una chimenea o una placa de cocina, entre la fuente de calor y un material exterior inflamable, es un ejemplo en el que la conductividad de la piedra debe determinarse cuidadosamente antes de la selección. Otra aplicación común es un sistema de pavimento calentado, donde la conductividad térmica de la piedra se convierte en un factor para determinar los requisitos del sistema para derretir eficazmente la nieve y el hielo de la superficie del pavimento. Este boletín proporciona los valores medidos de conductividad térmica (valor k) y resistencia térmica (valor R) para los tipos de piedra natural más comunes utilizados en aplicaciones de construcción de tipos de piedra comunes.

La columna central de la tabla anterior enumera los valores de la conductividad térmica de los tipos de piedra natural. El valor k es una medida de la tasa de transferencia de calor a través de un material sólido. Si un material tiene un valor k de 1,00, significa que 1 metro cuadrado de material con un grosor de 1 metro transferirá calor a un ritmo de 1 vatio por cada grado Kelvin de diferencia de temperatura entre las caras opuestas. Un valor alto indica que el material es más conductor, y un valor bajo significa que es más aislante. La columna de la derecha de la tabla anterior enumera el valor R equivalente (R) de la piedra en 1″ de grosor, medido en horas por pies cuadrados por grados Fahrenheit por unidad térmica británica. El valor alto es la puntuación más alta obtenida en un rango de muestras, y el valor bajo es la puntuación más baja obtenida. Este es el método aceptado para medir el valor aislante de los productos.

Conductividad térmica del silicio

FORMAS Y TAMAÑOS La chapa de piedra fabricada está disponible en varias formas, texturas y formatos, en tamaños máximos de 50×40 cm. Cada patrón está formado por una serie de moldes que se obtienen a partir de piezas de piedra natural, todas ellas diferentes entre sí. Por ejemplo, el modelo P03 Botticino consta de 600 moldes diferentes y está disponible en 7 tonos que pueden combinarse como se desee. Cada patrón viene con unidades de ángulo especiales.

PESO Y ESPESOR El peso oscila entre 35 y 50 kg/m2, según el modelo y el método de instalación (con o sin lechada), incluyendo los materiales de acabado. El grosor de la piedra varía de 2 a 7 cm (5 cm de media), mientras que el grosor de los ladrillos fabricados oscila entre 1,5 y 3 cm, según el modelo.

PATRONES Y PERFILES La gama de patrones incluye 46 tipos diferentes de chapa de piedra manufacturada, con 6 perfiles de mampostería diferentes: piedra de canto, Opus Incertum, cuadrado, espontáneo, castillo y panel. La colección se complementa con láminas de ladrillo Terrakotta compuestas por láminas de ladrillo fabricado y láminas de ladrillo natural, con infinitas combinaciones.

Conductividad térmica del agua

ResumenLa contribución describe un programa experimental de evaluación de la durabilidad mediante el envejecimiento acelerado de un componente de pared exterior formado por un soporte de cartón-yeso, un sistema compuesto de aislamiento térmico exterior (ETICS) de poliestireno y un revestimiento realizado la mitad con piedra natural y la otra mitad con piedra de fundición. La muestra se colocó delante de la cámara climática mediante un marco especial, en la llamada configuración de puerta. Durante el envejecimiento acelerado, esta muestra fue controlada simultáneamente en el tiempo mediante sondas de temperatura y ensayos de caudalímetros, con el fin de evaluar el decaimiento del rendimiento térmico en el tiempo. La investigación experimental se realizó con el objetivo de evaluar el decaimiento del rendimiento térmico de un ETICS revestido con piedra artificial, comparándolo con una estratigrafía similar pero con un revestimiento de piedra natural.Palabras clave

El ciclo de envejecimiento acelerado está estructurado, como se muestra en la Tabla 2, en dos subciclos: invierno y verano. Este ciclo se diseñó en base a años de investigación sobre sistemas de aislamiento térmico en el contexto climático del norte de Italia, considerando la frecuencia media de los eventos críticos de congelación-descongelación de invierno y de choque térmico de verano sobre una base estadística (Daniotti et al. 2008).Tabla 2 Especificaciones del ciclo de envejecimiento acelerado adoptadoTabla completa

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad